LA HORA DE DIOS

LA HORA DE DIOS

Hay momentos en los que el Espíritu se mueve entre los hombres y el aliento del Señor se difunde sobre las aguas de nuestro ser ; hay otros en los que se retira y deja a los hombres que actúen según la fuerza o la debilidad de su propio egoísmo. Los primeros son periodos en los que hasta un pequeño esfuerzo produce grandes resultados y cambia el destino ; los segundos son tiempos en los que una gran labor produce exiguos resultados. Es cierto que los últimos pueden preparar el advenimiento de los primeros, pueden ser la pequeña humareda del sacrificio que hace caer la lluvia de la generosidad de Dios. Desgraciado es el hombre o la nación, cuando llega el momento divino, está durmiendo o no esta a punto, porque no ha mantenido avivada la luz del candil para darle la bienvenida y tiene los oídos sellados a la llamada. Pero son tres veces desgraciados los que a pesar de ser fuertes y estar preparados gastan sus fuerzas o desaprovechan la ocasión ; pues sufrirán una perdida irreparable o una gran destrucción . En la hora de Dios limpia tu alma de todo autoengaño, adulación e hipocresía para que puedas mirar directamente a tu espíritu y oír la voz que le reclama. Toda insinceridad de la naturaleza, que fue en otro tiempo tu defensa contra el ojo del Amo y la luz del ideal, se convierte ahora en una brecha en tu armadura que invita al desastre. Si triunfas momentáneamente , será peor para ti, porque el golpe llegará más tarde y te abatirá en medio del triunfo. Pero si eres puro disipa todo temor; porque esta hora, a menudo, es algo terrible, un incendio, un torbellino, una tempestad, el azote de la ira de Dios ; pero quien pueda mantenerse firmemente en la verdad de su propósito, permanecerá ; aunque parezca que pase arrebatado por las alas del viento, volverá . Mas no permitas que la prudencia terrena susurre demasiado cerca de tu oído ; porque es la hora de lo inesperado.

SRI AUROBINDO

Anuncios

~ por kitxu en 29 enero, 2010.

Una respuesta to “LA HORA DE DIOS”

  1. A veces las fuerzas de nuestro interior y la actividad que genenera un huracan de ideas no guardan equilibrio con el percionamientoi de la tecnica que quieres realizar pero no te fustras ni dejas morir ntus deseos Entiendo m esto que comentas hay muchos diamantes brutos pero como decia aquel .Si en los bosques solo cantaran los mejores pajaros los bosques serian demasiado silenciosos UN ABRAZO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: